Imagínala como un arco iris